El amor en los tiempos de Tinder

¿Sexo en la primera cita? De la mano de cambios en los hábitos sociales y del fin de muchas convenciones, tener sexo con alguien casi desconocido es hoy una más de las posibles formas de conocerlo. Las redes sociales son en este cambio un jugador importantísimo que proporcionan en su espacio virtual el lugar ideal para tantear sin riesgos. Y es en el amplio universo de las páginas web y aplicaciones para encuentros y citas románticas que Tinder es el monarca indiscutido.

Sus números son impresionantes: con más de 50 millones de usuarios en todo el mundo, en la Argentina genera más de 2, 5 millones de contactos mensuales. Participan un 52% de hombres y 48% de mujeres; de este total la tercera parte está casada.

Para entender semejante éxito, hay que mirar más allá de los méritos de diseño de la aplicación: es necesario decir que Tinder es funcional a un cambio en la manera de vincularse de la sociedad, a una desafectivización de los encuentros eróticos y a un cambio en la conducta sexual femenina. Tinder no creó el cambio: lo encontró, y por eso su triunfo.

La secuencia es sencilla. Dos personas generalmente heterosexuales, -la comunidad gay prefiere otras aplicaciones-  se conectan porque algo de la foto o del perfil, les atrae preguntarse cuál es la búsqueda que motoriza estos encuentros, qué hay debajo de la cobertura erótica. Después de un intercambio de mensajes, se encuentran en persona. Si todo va bien, al café, copa o cena y, frecuentemente, sigue el sexo.

Ahora bien, esto no es Facebook. Aquí no hay cortejo ni seducción. El interés sexual está predeterminado, casi decidido de antemano, sólo precisa de algunos chequeos adicionales y está impulsado por una búsqueda personal que se monta sobre una construcción imaginaria: voy a encontrarme con alguien desconocido que creo que es lo que necesito que sea.La inmediatez de la situación a veces llega a debilitar el interés de algunos hombres, que se sienten más beneficiados por una suerte de lotería del smartphone que por sus artes de galanteo. Porque aquí no hay conquista.

La mujer, por su parte, derriba prejuicios. Empezando por el muy arraigado de que una mujer debe retacear sus favores en una primera cita, siguiendo con aquel otro que cuestiona a la mujer que lleva la iniciativa sexual y terminando con el más importante: una mujer debería primero amar para que el amor legitime el deseo.

Cabe preguntarse cuál es la búsqueda que motoriza estos encuentros, qué hay debajo de la cobertura erótica. Siempre se afirmó que parte del deseo sexual femenino depende de los significados que estén presentes en el vínculo con su pareja, mientras que el hombre suele estar más disociado de éste y no necesitar más estímulo que la sola oportunidad. En Tinder no hay lazos que los unan, él es un desconocido, por lo tanto, el deseo se impulsa exclusivamente en sus fantasías y en la relación con sus personajes internos. Así es que, en un encuentro ocasional, se dirimen muchas otras cuestiones además del placer sexual. Es un complejo mosaico en el que la búsqueda de la autonomía, la reafirmación de la autoestima, la necesidad de contacto y la reparación de viejas heridas tienen su lugar.

¿Qué se comparte entonces en estos encuentros sexuales? Se comparten algunas expectativas, desnudez y placer. No intimidad.

¿Entonces, la desnudez no es intimidad? Este es uno de los cambios más fuertes: el límite de lo íntimo se ha corrido, hoy ese algo propio y reservado que no mostramos con facilidad se refiere más a otras cosas personales, que no entran en juego en esa primera noche.

El amor por su parte, mira la escena pero no participa. Necesita, como siempre fue de su propio tiempo.

 

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s